fbpx
Construcción de una piscina III

Construcción de una piscina III

En este tercer post sobre la construcción de una piscina queremos hablar sobre el recubrimiento final. Debemos valorar el objetivo que se busca con el revestimiento, de esta manera podemos definir tres puntos a considerar en la elección del mismo.

  1. El diseño. La estética final se puede priorizar y ser el motivo de peso para la elección del material.
  2. El mantenimiento. Es importante valorar las ventajas que puede ofrecerte un material en cuanto a facilidad de limpieza, así como la dificultad que puede tener ante la reproducción de hongos.
  3. El sellado. Es decir, que permitan una buena impermeabilización del vaso.

Si te planteas la construcción de una piscina en tu casa o negocio tendrás que tener en cuenta los factores nombrados. Un revestimiento adecuado y una estructura bien ejecutada conseguirán que tu piscina tenga mínimos problemas inesperados. Actualmente se fabrican muchos tipos de acabados. Veamos las opciones que ofrece el mercado.

Revestimiento de pintura

Son pinturas especiales para piscinas. Es la opción más económica. Necesitaremos una impermeabilización previa a la pintura y además, el mantenimiento es frecuente, necesitaremos pintura según indicaciones del fabricante (de media son dos años) para mantener en perfecto estado las condiciones de la piscina.

    Revestimiento de fibra de vidrio

    Esta opción tiene una durabilidad aproximadamente de 20 años. Además, es un material que proporciona resistencia y una estanqueidad total. Aunque, su precio es más elevado que la pintura, resulta una opción interesante por su escaso mantenimiento y durabilidad.

      Revestimiento de azulejos

      Debido a la gran diversidad estética que ofrece este revestimiento, la gran impermeabilidad, así como su montaje sencillo, hacen de este revestimiento una opción a valorar. En cuanto a su precio, es más elevado que la pintura, pero menor que el de la fibra de vidrio. Hay que tener en cuenta, que este material puede desprenderse o decolorarse, siendo necesario un mantenimiento habitual.

      Revestimiento de gresite

      Este tipo de revestimiento proporciona las ventajas de los azulejos: es impermeable, decorativo y fácil de instalar. Pero, además, al ser un material vítreo, ofrece mayor resistencia y durabilidad. El precio será más elevado que el de los azulejos.

      Revestimiento láminas de PVC

      Este revestimiento es nuestro favorito porque tiene grandes ventajas. Se adapta fácilmente a cualquier vaso. Tiene gran durabilidad y, además, es 100% impermeabilidad. En el aspecto estético es muy rico, pues se fabrican con gran variedad motivos decorativos. Otra ventaja es que su mantenimiento y limpieza es muy sencillo. Para su instalación requiere mano de obra especializada, puesto es posible la aparición de burbujas.

        ¿Qué te parece estos revestimientos? ¿ya has elegido el tuyo? Si tienes dudas sobre cuál se adapta a lo que necesitas sólo tienes que llamarnos, te asesoraremos encantados.