fbpx

Esta semana continuamos con consejos para la construcción de una piscinas. Ya hemos hablado, en anteriores post, del vaso (estructura que contiene el agua), de los materiales impermeabilizantes y de los diferentes revestimientos que podemos usar. Siempre que pensamos en las piscinas imaginamos los acabados para tener una piscina elegante y exclusiva o divertida y juvenil, pero en muchas no cuidamos el entorno de la misma, y es vital para aportar comodidad, facilidad de uso de la piscinas así como una continuidad de diseño.

En este post, vamos a hablar del entorno de la piscina y que debemos valorar para que nos permita tener una experiencia completa. Pero empecemos definiendo que es el entorno de la piscina.

¿Qué es el entorno de la piscina?

El entorno de la piscina es toda la superficie que rodea a la misma, incluyendo el perímetro o borde de la piscina.

    ¿Cómo elegir el borde la piscina?

    Y cuando pensamos en el borde es inevitable pensar en la seguridad de los usuarios, y es por ello, que es vital elegir un material adecuado.

    Es muy usual querer materiales muy elegantes para esa área pero que no cumplen con la seguridad exigida por las normativas, así que es importante asesorarse con un profesional ya que ellos conocen dichas normas, además, evitaremos accidentes por resbalones al salir de la piscina.

     

    En el mercado encontramos diferentes materiales para la coronación que reúnen estética, diseño y seguridad. Te dejamos un resumen de diferentes materiales:

    1. Bordes de piscina porcelánicos, antideslizantes, con distintos acabados y terminaciones. Las últimas tendencias son imitación a madera, pero los tienes también con acabados grises, marrones, beige, etc.

    2. Bordes de piscina prefabricados de hormigón. Suelen ser los más económicos y no por ello dejan de ser perfectos y estéticamente bonitos.

    3. Bordes de piscina extrusionados y espesorados antihielo, aptos para las inclemencias del tiempo y los agentes químicos.

    ¿Cómo completo el exterior?

    Dependiendo de la extensión del entorno, se realizarán diseños con más o menos elementos y materiales. Te presentamos diferentes opciones para el suelo:

    1. Césped. El suelo del entorno de la piscina se puede cubrir con césped, ya sea natural o artificial. Esta última opción supone un ahorro de trabajo y dinero en mantenimiento y su aspecto puede asemejarse mucho al natural. Es una de las opciones más comunes.

    2. Madera. Otra opción para el entorno es colocar una tarima exterior natural o sintética. Es una solución perfecta para evitar resbalones al salir del agua, a la vez que das un toque elegante.

    Las maderas naturales requieren un mantenimiento intenso con respecto a otros. En caso de elegirlo, lo más recomendable son las maderas exóticas, pues tienen una mayor dureza y densidad. Además deberemos de asegurarnos que son resistentes a la intemperie, de lo contrario se agrietarían.

    Los suelos de madera artificial que son fabricados con polímeros y fibras de madera son bastante resistentes a la intemperie y hay mucha variedad en cuanto a color y diseño.

    3. Piedra. Otro de los materiales más utilizados es la piedra natural o artificial. Son materiales populares, pues tienen cierta rugosidad que evitan la resbalacidad. Además, es un material muy resistente a los cambios de clima, por lo que tiene una alta durabilidad.

    4. Cerámico. El suelo cerámico es la tercera opción que te proponemos. Es muy resistente a exteriores y se mantiene en buenas condiciones por bastante tiempo. Existe gran diversidad, pero hay que tener en cuenta, que sean antideslizantes.

    También existen otros elementos que permiten tener un entorno de la piscina que nos ayuda a tener una experiencia más completa, por ejemplo, las plantas, las luminarias y el mobiliario. A continuación te indicamos algunas cosas a tener en cuenta:

    1. Plantas. Las plantas en el entorno de la piscina siempre da un toque de frescura y dinamismo. Además es un elemento de decoración que te permitirá crear diferentes ambientes en un mismo área. Las plantas es deberán escoger en función del clima, los colores, la forma de la zona exterior y el ambiente elegido. Siempre será recomendable que nos asesoremos con un profesional que nos ayude a elegir la mejor combinación y encontrar el equilibrio entre funcionalidad, diseño y facilidad de mantenimiento.

    2. Luminarias. La iluminación es fundamental. Podemos crear atmósfera agradables para cada circunstancia y momento. Para conseguir estos escenarios es casi imprescindibles que cuentes con profesionales.

    3. Mobiliario. Si quieres que el entorno no se limite a servir de acceso y usarlo más allá de la piscina, es fundamental de dotarlo de muebles. Existe una amplia gama de muebles y debes valorar el uso y las actividades que llevarás a cabo en el entorno. No te olvides de crear zonas  para tomar el sol y zonas de sombra. En cuanto a los materiales, puedes. Puedes optar por la madera, el aluminio, la fibra sintética, el hierro o el ratán sintético. Los criterios a tener en cuenta son la resistencia, adaptabilidad, elegancia y ligereza.

    Si quieres un entorno inmejorable para tu piscina, en Gleomar te ofrecemos asesoramiento profesional y múltiples soluciones que te ayudaran a conseguirlo.