fbpx

En el anterior post le presentamos las diferentes escaleras a las que podemos optar cuando construimos o modificamos una piscina, y en este post os queremos hablar de los cobertores o cubiertas de piscinas. Lo primero que te queremos explicar qué es un cobertor, una cubierta que permite proteger la piscinas sobre todo en épocas de poco uso. Las cubiertas de piscinas, además de ayudarnos a mantener el agua en los periodos que no se usa la piscina, nos permite disfrutar del baño en diferentes épocas y evita que debamos hacer grandes esfuerzos de limpieza al inicio del verano. Además de las anteriores ventajas, tiene otras que les describimos a continuación.

Ventajas de una cubierta de piscina

  • Temperatura. La cubierta influye en reducción de la pérdida de calor y en el aumento de la temperatura gracias al efecto invernadero, permitiendo el baño en cualquier momento del año de la piscina, garantizando la calidad de vida y salud.
  • Ahorro y Limpieza. Como ya dijimos, al estar la piscina cerrada evitamos que los agentes externos, como insectos, polvo, hojas, etc. puedan afectar a la calidad del agua. Esto permite que se reduzca el tiempo de mantenimiento, la cantidad de productos de mantenimiento y las horas de depuración.
  • También el ahorro energético, es muy apreciable con la instalación de las cubiertas. Como comentamos en el primer punto, al mantener cerrada la piscina, se reducirá la perdida de calor y aumentará la temperatura con el efecto invernadero, reduciendo el coste de la climatización o incluso eliminándolos. Con la instalación de una cubierta para piscina, reduciremos todos los gastos tanto eléctricos como en productos de tratamiento de manera notable.
    • Seguridad. Sin duda, las zonas donde existe una piscina hay riesgo de accidentes, sobre todo si hay niños. Para que estos espacios, diseñados para la relajación y el disfrute, sigan manteniendo estas cualidades es necesario aumentar los sistemas de seguridad. Las cubiertas de piscina cuentan con estos sistemas, evitando posibles accidentes de los más pequeños y de mascotas. Además, de impedir el acceso de desconocidos, animales, etc.
    • Ecología. Gracias a las características aislantes de las cubiertas que impiden la evaporación del agua y alargando la periodicidad de renovación de la misma, podemos decir que una cubierta contribuye con medio ambiente.
    Ahora que tenemos claro que apostar por una cubierta nos aporta muchos beneficios, vamos a hablar de los diferentes tipos de cubiertas que encontramos en el mercado. Los podríamos clasificar en función de su finalidad, por su diseño y altura, por su uso, tipología y ubicación.

Tipos de cubiertas según su finalidad

Diferenciamos tres tipos:

  • Cubierta de invierno. Su uso está especialmente indicado para momentos fuera de temporada, cuando la piscina no va a ser utilizada durante amplios periodos de tiempo, evitando que el agua se ensucie.
  • Cubierta de verano. Indicadas para ayudar a mantener e incluso aumentar la temperatura del agua durante la temporada, haciendo más confortable el baño.
  • Cubierta de seguridad. Podrían incluirse dentro de la categoría de cobertores de invierno aunque se caracterizan por incluir estructuras de refuerzo, generalmente barras metálicas, que aportan una mayor resistencia de pesos

Tipos de cubiertas según su diseño y altura

Distinguimos según su diseño:
  • Planas. Son aquellas que van a ras de suelo, no permiten el baño cuando la piscina está cubierta.
  • Transitables. Diseñadas para permitir su uso como cubierta de piscina pero también como terraza, solarium, o espacio multidisciplinar, sin comprometer su resistencia.
Distinguimos según su altura:
  • Bajas. Aunque permiten el baño en el interior de la piscina aún estando cubierta, no podremos estar en su entorno.
  • Altas. Podremos disfrutar de la piscina como de su entorno, siempre protegidos por la propia cubierta.

Tipos de cubiertas según su uso y tipología

Distinguimos según su uso:

  • Manuales. Su utilización y movimiento deben ser siempre realizados por personas.
  • Automáticas. Poseen sistemas que permiten mover la cubierta, sin necesidad de que el usuario tenga que realizar ningún esfuerzo para ello.

Distinguimos según su tipología:

  • Fijas. Una vez instaladas permanecen siempre fijas. Puede tener partes móviles como puertas o ventanas pero no permitirán descubrir la piscina en su totalidad.
  • Móviles. Permiten el desplazamiento de cada una de las partes de la cubierta, permitiendo que la piscina quede descubierta.

Tipos de cubiertas según su estructura

Distinguimos dos tipos:

  • Independientes. La estructura de la cubierta es totalmente independiente descansando en su totalidad sobre el suelo.
  • Adosadas. La cubierta utiliza apoyos como muros exteriores, de modo que la estructura no se apoya en su totalidad sobre el suelo.

Como ves existe una gran variedad de cubiertas y es importante estudiar también el entorno de la piscina para encontrar la que mejor se adapta, no sólo a tus necesidades, sino también a tu piscina. Para conocer la cubierta que más se adapta a tus necesidades, pídenos una cita y nuestros técnicos te asesorarán. Si tienes cualquier consulta, no dudes en comentar este post o escribir a nuestros datos de contacto.

Un saludo desde Gleomar.